loading

Mastín napolitano

El mastín napolitano es una raza canina descendiente de una antigua raza romana de perro de tipo moloso.

Origen

El mastin de Europa desciende del Mastín Tibetano, el más viejo exponente de la especie canina. Probablemente los primeros Mastines asiáticos fueron llevados de la India a Grecia por Alejandro Magno, alrededor del año 300 A.C. Los griegos los dieron a conocer a los romanos, que se entusiasmaron y los usaron en los combates de circo. La palabra Mastín proviene del latín que significa massivus, que significa macizo. Según la cinofilia inglesa, en cambio, el mastín fue llevado a Britannia por los Fenicios en el año 500 a. C. de allí se habría iniciado la difusión por Europa. El mastín napolitano era entrenado para pelear en contra de leones, osos, tigres, también era un perro criado para la guerra y contra gladiadores.

El Mastín Napolitano es de todas maneras descendiente del antiguo Moloso romano, su cuna esta en el sur de la Península Salentina. Mientras las razas fueron extinguiéndose por toda Europa. En Campania la cría continuaba, a pesar del las amenazas del tiempo y de la guerra. Se puede asegurar así que el Mastín Napolitano vive en Campania desde hace al menos dos mil años, aunque su segunda aparición oficial en la cinofilia data de 1946 y su estándar de 1949.

Hay varias líneas de sangre, entre las más reconocidas están di ponzano, del Gheno, del Vittoriale, di Fossombrone, del Castellaccio, Dello Stradone, Dell’Illimani, di ponzo, del sole.

Descripción

Pesado, macizo, fornido y de gran tamaño, la longitud del tronco sobrepasa en un 10% la altura a la cruz. La longitud de la cabeza es igual a 3/10 de la altura a la cruz y la proporción entre cráneo y hocico es de 2 a 1.

Temperamento y comportamiento
De carácter decidido y leal; no es agresivo, ni muerde sin razón. Como protector de la propiedad y sus habitantes está siempre vigilante. Es inteligente, noble y majestuoso.

Cuidados
La cría del Mastín napolitano es laboriosa y difícil de conseguir. Su temperamento, en principio pacífico, puede volverse agresivo si su propietario no es capaz de adiestrarlo y socializarlo con responsabilidad y constancia. Requiere ejercicio debido a su tamaño grande y son poseedores de una gran fuerza. Puede llegar a padecer de displasia de la cadera ya que son muy pesados, así que conviene prestar atención a la alimentación para evitar el sobrepeso (factor que acrecienta el riesgo de displasia), ya que fácilmente pueden llegar a pesar hasta 100 kilos —cuando el perro esta sano—. Requieren de lugares amplios como: patios grandes o jardín cercados. No son recomendables de tener en pisos o departamentos.

Alimentación

El Mastín napolitano debe de ser nutrido especialmente con carne (1 kg. al día) y arroz o pan. No debe ser engordado con sopas y/o verduras pues llegaría a ponerse flácido y perdería en vivacidad. La alimentación correcta sería alimentos balanceados y consultado con su veterinario.

Carácter

El mastín napolitano tiene la fama de ser buenos perros guardianes. A pesar de su aspecto arisco e incluso feroz, si es entrenado y socializado desde temprana edad puede ser un perro pacífico, equilibrado, dulce, fiel, es muy afectuoso con el amo, amigo de los niños y con los amigos de casa, y muy silencioso.

Es un animal muy valiente, que sabe resistir con fiereza el dolor físico. Debido a su maciza estructura, su movimiento es pesado y torpe, pero también si es entrenado y ejercitado correctamente puede ser vistoso y elegante.

Utilidad

Ha sido perro de guerra, de combate en el circo, auxiliar de policía, perro de arrastre de trineos, perro de compañía y de defensa personal. Actualmente se le adiestra como guardián de casas y granjas y se le aprecia cada vez más como perro de compañía. Es dominante por naturaleza y se lo hace saber a los otros perros.